Buscar en Los ladrillos de Quito

Monumento a los Héroes del 10 de Agosto

Monumento a los Héroes del 10 de Agosto, en la Plaza de la Independencia (2016)
Imagen: Instant Tanné.

El monumento a los Héroes del 10 de Agosto, también llamado "de la Independencia" o "del Primer Grito de Independencia", no sólo se ubica en el centro neurálgico de la ciudad y de la plaza mayor de la vida quiteña, sino que constituye por sí mismo uno de los íconos más importantes de la nacionalidad ecuatoriana. A continuación les presentamos su historia y significado detallado.

Historia

Centenario del Primer Grito de Independencia (1909)
Imagen: Archivo Nacional de Fotografía - INPC.
En 1888, el presidente José María Plácido Caamaño autorizó el diseño de un monumento en la Plaza Grande, mismo que conmemoraría la gesta del Primer Grito de Independencia de 1809; lamentablemente este proyecto no se llegó a concretar más allá del papel y la buena intención.

Para el año 1894 la presidencia ecuatoriana era ejercida por el cañarense Luis Cordero Crespo, quien retomó la idea de levantar un monumento frente al Palacio Presidencial, y encargó el diseño del mismo al sacerdote italiano Juan Bautista Minghetti, que pertenecía a la orden salesiana llegada al país en la época de García Moreno. Al año siguiente, con el triunfo de la Revolución Liberal y la expulsión de muchas órdenes religiosas como la salesiana, nuevamente el proyecto quedó paralizado.

En 1898 el presidente Eloy Alfaro vuelve a retomar una vez más la idea del monumento, coloca la primera piedra y crea una sociedad que se encargaría de conseguir los fondos para la construcción. En 1903 se llamó a un nuevo concurso de diseños en el que se presentaron 15 propuestas, incluida la del suizo Lorenzo Durini y su hijo Francisco, que basados en el modelo de Minghetti con apenas algunas alteraciones, fueron contratados al año siguiente.

Los Durini enviaron el diseño detallado a varios talleres de Italia, en donde serían fabricadas las piezas con materiales de ese país para abaratar los costos de envío si se hacía con material ecuatoriano, siendo esa la razón por la que la piedra y el mármol del monumento no son nacionales. Las piezas terminadas fueron trasladadas en grandes cajas de madera por barco hasta el puerto de Guayaquil, y desde allí por ferrocarril hasta Quito en donde, tras solventar algunos inconvenientes de piezas faltantes y otras que no encajaban, fue finalmente levantada la enorme columna.

El monumento fue inaugurado el 10 de agosto de 1906, en el mismo sitio que por siglos había ocupado la pila de agua que hoy se encuentra en la plaza central de Sangolquí, y que entre 1892 y 1904 había sido también el hogar del desaparecido monumento a Cristóbal Colón. Finalmente, y para 1909, el Estado comisionó nuevamente a Francisco Durini para que rediseñara totalmente la plaza, que pasó a llamarse "de la Independencia", con jardinería y un cerramiento que ya no existe y fue puesto en remate.

Descripción

Boceto a tinta de la planta del monumento, vista desde arriba,
por Lorenzo Durini Vasalli (1903)
Imagen: propia.
Inspirado al parecer en las columnas de Trajano (Roma) y La Victoria (Berlín), el Monumento a los Héroes del 10 de Agosto tiene una altura de 17,40 metros en total, y según algunas versiones está orientado hacia el oriente debido a que respeta la simbología de la masonería, a la que pertenecía el presidente Eloy Alfaro.

El monumento se levanta sobre una superficie octogonal de piedra formada por dos cuerpos: el primero de tres escalones seguidos de una rampa con pequeña inclinación elevada, y luego otro de tres escalones más, en cuyo se centro se erige el basamento. El grupo escultórico de bronce conocido como "Conjunto Ibérico", formado por un león herido y otros símbolos, se encuentra ubicado sobre este nivel del monumento.

En los ángulos de encuentro del primer grupo de escalones, y rodeando el todo, se ubican esferas de mármol cruzadas por una franja de bronce al centro y unidas entre sí por cadenas, que sirven además como barrera entre el público y el monumento en sí mismo.

A las escaleras les sigue el basamento, un bloque cúbico de piedra maciza y cubierta con mármol italiano, que alberga varias placas en sus diferentes caras, adornado con hojas de bronce en cada esquina y un conjunto del Escudo del Ecuador en la cara suroriental. Sobre este basamento se encuentra posada la escultura de bronce de un cóndor en posición de vuelo y una cadena rota entre sus garras.

Por su parte, la gran columna que se levanta sobre el basamento está conformada en realidad por cuatro columnas de orden corintio, unidas entre sí para formar una planta con forma de cruz en la que cada brazo está direccionado a uno de los cuatro puntos cardinales. Una plataforma, también con forma de cruz, remata la columna y sirve para sostener la escultura de la Dama de la Independencia, que mira hacia el oriente, por donde sale el sol tras la colina del Itchimbía.

Significado

Conjunto ibérico (2015)
Imagen: revista Vistazo.
El llamado "Conjunto ibérico", que se ubica sobre el nivel de las escaleras y es el más bajo de todos, está constituido por varias secciones con diferentes significados cada una:
  • Dos estandartes caídos, que representan el final de la soberanía española en suelo quitense.
  • Un cañón y tres rifles rotos, representando el fin de la opresión por las armas.
  • Una cruz, símbolo de la religión impuesta por la fuerza como una crítica del liberalismo a los conservadores.
  • Un león, que es el símbolo tradicional de la monarquía, y que en el escudo de España se encuentra representando a la Corona de Castilla. Se aleja herido por una flecha, rugiéndole derrotado al Cóndor.

Cóndor, hojas de acanto y dos
de las placas de la base (2014)
Imagen: propia.
El cóndor, ubicado sobre el basamento de la gran columna, no sólo constituye el ave emblemática del Ecuador que se encuentra incluso en su escudo nacional, sino que en este caso particular representa al país rompiendo las cadenas de España con sus afiladas garras. Al respecto existe una anécdota en la que Francisco Durini debió realizar un molde de cera de un cóndor muerto, para enviarlo a Italia y que se pudiera fabricar la figura, ya que en Europa esta ave era prácticamente desconocida.

Las hojas de acanto que adornan las esquinas del basamento, en cambio, son una variedad de hojas que poseen espinas, y en la tradición griega representan el triunfo logrado con esfuerzo y penalidades; en este caso el triste capítulo de la matanza del 2 de agosto de 1810, en el que perecieron gran parte de los próceres que participaron del Primer Grito de Independencia.

Las placas, que en número de cuatro se ubican en los cuatro costados del basamento, representan lo siguiente:
  • Suroriente: “A los Héroes del 10 de Agosto de 1809", fabricada en mármol gris con la inscripción en bronce, fue colocada en la inauguración del monumento (1906).
  • Nororiente: relieve "Sala Capitular", que fabricado en bronce, representa la firma del Acta de instalación de la Junta de Gobierno de Quito, a lugar el 16 de agosto de 1809 en la Sala Capitular del convento de San Agustín.
  • Noroccidente: acta de instalación de la Junta de Gobierno de Quito, también de bronce e incluye el texto completo del documento firmado en 1809.
  • Suroccidente: relieve "Masacre del 2 de agosto de 1810", de bronce, la escena representa la escena en la que gran parte de los participantes en la asonada quiteña de agosto de 1809 fueron asesinados por las tropas españolas, en un revuelta que tuvo lugar en el Cuartel de la Real Audiencia.

La gran columna, que como se ha dicho está formada por cuatro columnas estriadas y capiteles corintios, presentan entra cada una hojas de palma trabajadas en bronce, que eran el símbolo romano de la victoria y con las que se acostumbraba recibir a los héroes, batiéndolas sobre sus cabezas. Sobre los capiteles y antes de la pequeña base que sostiene la escultura que corona el monumento, unas pequeñas coronas de laurel, también de bronce, representan la victoria tal como lo hacían en tiempos greco-romanos, cuando eran usadas sobra las cabezas de quienes salían victoriosos de una competencia o batalla.

La Dama de la Independencia (2007)
Imagen: Mountain Soft Travel.
La esfera sobre la que se posa la Dama de la Independencia, no es otra cosa que un orbe, representación del planeta tierra cruzado en la mitad por un anillo que es la línea ecuatorial, en el que se pueden apreciar cuatro rostros de leones sosteniendo una argolla de oro y en dirección a los puntos cardinales. Bajo el anillo, en cambio, se pueden apreciar más hojas de acanto.

La llamada Dama de la Independencia, que corona todo el conjumto, no es otra que la diosa romana Libertas, deidad de la libertad personal, que en este caso simboliza la libertad conseguida con las armas, mismas que sostiene con su mano izquierda. La diosa está adornada con diferentes elementos:
  • Túnica griega, que la viste de hombros a pies y se encuentra adornada por detalles de oro, representa el triunfo de la civilización por sobre la barbarie de la prehistoria, el nacimiento de los saberes.
  • Fasces consulares, que la Diosa sostiene con su mano izquierda, representan la fuerza en la unidad pues son armas atadas entre sí.
  • Corona de laurel, que ubicada sobre la cabeza, ya se ha explicado que era usada por los héroes victoriosos.
  • Tea, que sostiene con su mano derecha y constituye el punto más alto del monumento, representa el conocimiento y lógica, es decir la razón que domina al mundo impulsivo, el fin de una época oscura para el país y, según algunos, también la frase “Quito, luz de América”.

Galería

La Plaza Grande y el Monumento a Cristóbal Colón (ca. 1895)
Imagen: Archivo Nacional de Fotografía - INPC.

Boceto en acuarela del proyecto, por
Lorenzo Durini Vasalli (1903).
Imagen: propia.


Relieve "Sala Capitular" (2014)
Imagen: propia.

Relieve "Masacre del 2 de Agosto" (2014)
Imagen: propia