Buscar en Los ladrillos de Quito

Palacio de Barba


Dirección: calle Jorge Washington y avenida 12 de Octubre
Sector: La Mariscal
Año de construcción: circa 1920
Arquitecto: Francisco Durini Cáceres (atribuido)
Estilo: historicista (neoclásico beaux-arts)
Premios: patrimonio de la ciudad
Uso actual: vivienda privada



Historia

Quinta Presidencial, a la que pertenecieron originalmente
los terrenos del actual Palacio de Barba. Circa 1920.
Los terrenos en los que hoy se levanta esta espectacular mansión pertenecieron desde 1912 a la Quinta Presidencial, cuyo edificio principal se encontraba en el terreno esquinero que hoy ocupa la Fiscalía General del Estado. La mencionada propiedad había sido adquirida a la fuerza por el segundo Gobierno de Leónidas Plaza Gutiérrez al señor Alejandro Romo-Leroux para destinarla a casa de verano de los Primeros mandatarios ecuatorianos, pero este último se vengó tirando por los jardines las botellas de la gran bodega de vinos, que era el principal atractivo por el que el Presidente deseaba la propiedad.

Herido en su orgullo, Plaza nunca llegó a ocupar la Quinta durante su mandato, y en su lugar segregó de los jardines un terreno para vendérselo a sí mismo pero a título privado, para allí levantar la residencia en la que viviría con su esposa, la aristócrata Avelina Lasso de la Vega y Ascázubi, quien era bisnieta del prócer independentista Juan de Salinas y Zenitagoya por vía materna, y nieta del último marqués de Maenza por línea paterna.

El palacio de estilo neoclásico beaux-arts fue llamado originalmente "Villa Avelina", como era la costumbre en las grandes mansiones italianas. Fue construido alrededor de 1920, durante el boom inmobiliario que vivió el sector de La Mariscal en las primeras décadas del siglo XX, cuando las familias más pudientes de la capital trasladaban sus residencias desde el centro histórico hacia el nuevo y exclusivo barrio ajardinado, al norte de El Ejido.

Tras la muerte de Plaza en 1932, la propiedad fue adquirida por otra familia con antecedentes nobiliarios e independentistas: los Barba, que eran descendientes de los marqueses de Selva Alegre y la mantuvieron como su residencia hasta el año 2014, en que fue puesta a la venta por un precio acorde a su estatus de bien patrimonial, aproximadamente 6 millones de dólares.

Aunque se desconoce con exactitud el arquitecto comisionado para la obra, el estilo con el que fue concebida ha llevado a los expertos a atribuírsela a Francisco Durini Cáceres, que también diseñó y construyó el Palacio de Najas (actual sede de la Cancillería), con el que guarda cierta similitud. Durini fue uno de los principales exponentes de las corrientes historicistas en la ciudad, y quizá el más afamado de su época en el país.

Arquitectura

Leónidas Plaza y Avelina Lasso de la Vega, los
propietarios originales del Palacio (ca. 1910).
Implantado en medio de un gran terreno que ocupa la totalidad de la manzana, este palacio de inicios del siglo XX es uno de los mejores exponentes del neoclasicismo francés del segundo Imperio (también llamado beaux-arts) que se encuentran en la ciudad de Quito. Catalogado como bien patrimonial desde la década de 1990, el edificio está rodeado de amplios jardines de estilo inglés con exhuberante vegetación que incluye las tardicionales palmeras cococumbi de la Sierra.

Apenas visible tras el alto muro que rodea la propiedad, el palacio configura un contorno volumétrico rico que alcanza los tres pisos si se toma en cuenta los áticos del techo, Su tipología espacial responde a la de los grandes palacios franceses de finales del siglo XIX, en los que la planta baja está destinada a las áreas de servicio, habitaciones de empleados, cocheras y bodegas, el segundo piso para los salones de gala y el tercero a las habitaciones más íntimas de la familia.

El ingreso principal al edificio se realiza por el lado sur (calle Washington), a través de una gran escalera de piedra de estilo imperial que se encuentra precedida por un claro de los jardines ingleses, y que remata en una galería cerrada por grandes ventanas y rejas de hierro forjado entre columnas de órden jónico.

Al encontrarse en un piso alto, gran parte de los salones poseen ventanas en arco de medio punto, que pueden abrirse hacia pequeños balcones de hierro ricamente trabajado por hábiles artesanos de la forja. En el tercer piso, las habitaciones principales poseen salida hacia una gran terraza que se extiende por el lado sur del palacio, con vista hacia los jardines delanteros. El edificio está coronado por cubiertas en mansarda realizada en pizarra y acabados traslúcidos, con profusa decoración en los marcos de las ventanas y otros detalles muy elaborados como remate, sobre todo de hierro.

En la esquina noroccidental del terreno se levanta la que fuera casa de empleados en la época de la familia Barba, y que con sus proporciones bastante respetables y un diseño neocolonial con amplios y cómodos espacios, es quizá la mejor área de servicio que haya levantado la aristocracia quiteña.

Galería







UBICACIÓN


Fuente: investigación personal, Guía Arquitectónica de Quito.
Imágenes: Inmobiliaria Excelencia - Ecuador, Google Earth.

3 comentarios:

  1. Gracias por la información, siempre me llamó la atención esta señorial mansión de estilo francés. Sabía que pertenecía a la familia Barba pero ignoraba los demás antecedentes. Indica ud. que la casa fué vendida, ¿Quién la compró?. Si fue el Municipio. tiene éste algún proyecto para esta magnífica construcción.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desconozco el nombre de las personas que lo adquirieron, pero entiendo que son particulares y que pretenden utilizar el Palacio como vivienda.

      Eliminar
    2. Gracias por los datos de la página, estudie en la PUCE y desde el primer día de clases me llamo la atención, así como todo Quito por su belleza, soy de Riobamba ciudad bella e igualmente desmembrada de su arquitectura de inicios de siglo XX y colonial lastimosamente. Al fin después de mas de 10 años se algo sobre esa casona. Saludos Santiago Felipe Borja Lombeida.

      Eliminar